27-10-2015

Gomà-Camps ha obtenido la certificación de la norma ISO 22.000:2005

En general se trata de un contacto con los alimentos durante un periodo breve de tiempo.

Todos los materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos deben fabricarse de conformidad con las Buenas Prácticas de Fabricación de materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos, para que, en las condiciones normales o previsibles de empleo, no transfieran sus componentes a los alimentos en cantidades que puedan:

  • representar un peligro para la salud humana,
  • provocar una modificación inaceptable de la composición de los alimentos, o
  • provocar una alteración de las características organolépticas de éstos.

Según la norma, se debe implantar un programa de prerrequisitos. Es decir, actividades orientadas a reducir la probabilidad de introducir peligros en el proceso de fabricación: planes de limpieza de las instalaciones, buenas prácticas de higiene del personal en contacto con el producto, control de plagas, formación y capacitación, gestión del agua, planes de mantenimiento, compras, etc...

Por otro lado, se debe llevar a cabo un Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (APPCC). En el APPCC se identifican, evalúan y previenen todos los riesgos de contaminación de los productos a nivel físico, químico y biológico a lo largo de todos los procesos de la cadena de suministro, para establecer medidas preventivas y correctivas orientadas a asegurar la inocuidad de los productos fabricados.

http://www.aenor.es/aenor/certificacion/seguridad/seguridad_22000.asp#.VaOILtVp5GZ