PAPEL TISÚ O AIRE, EL ETERNO DILEMA

Como sabemos, las opciones disponibles para secarse las manos en un baño público son relativamente limitadas: papel tisú o secadores de aire.  En este post del blog queremos hacer un pequeño recorrido por los indicadores clave para  tener en cuenta a la hora de escoger uno u otro método.

  1. Higiene: Las toallas de mano son la opción más higiénica para secar las manos. A diferencia de los secadores de aire, que pueden dispersar microorganismos en el ambiente, el papel tisú absorbe la humedad y ayuda a eliminar los gérmenes y bacterias presentes en las manos, reduciendo así el riesgo de propagación de enfermedades.
  2. Eficiencia: Los secamanos permite secar las manos de manera rápida y efectiva. Con solo unos segundos de secado, se puede lograr un resultado óptimo, mientras que los secadores de aire pueden requerir un tiempo prolongado y no siempre proporcionan un secado completo.
  3. Comodidad: El uso del papel tisú es más cómodo para los usuarios. Muchas personas prefieren la sensación de secarse las manos con papel, ya que brinda una experiencia más agradable y satisfactoria que el aire caliente y ruidoso de los secadores.
  4. Control de olores: Los secamanos y toallas de mano contribuye a reducir los olores desagradables que pueden quedar en las manos después de lavarlas. Al absorber la humedad, también puede eliminar los olores residuales, dejando las manos frescas y limpias.
  5. Versatilidad: El tisú se puede utilizar para diversas tareas relacionadas con la higiene, como cubrir los grifos al cerrarlos o abrir puertas públicas, proporcionando una capa adicional de protección.

Por otro lado, hay que tener en cuenta a que nos enfrentamos al disponer en los WC públicos de secadores mediante aire:

Los secadores de aire pueden esparcir partículas de agua y microorganismos presentes en las manos alrededor del baño. Esto puede contaminar el ambiente y aumentar el riesgo de propagación de enfermedades entre los usuarios.

Los aparatos de aire suele requerir más tiempo que el secado con papel tisú. Esto puede resultar incómodo para las personas que desean secarse rápidamente y seguir con sus actividades.

Muchos secadores son ruidosos y pueden generar incomodidad, donde hay múltiples secadores en uso al mismo tiempo.

El aire caliente puede eliminar la humedad natural de la piel, lo que puede llevar a una sensación de sequedad y tirantez en las manos. Esto puede ser especialmente incómodo para las personas con piel sensible.

Este tipo de soluciones suelen consumir más energía que el papel tisú. En un contexto de preocupación por la sostenibilidad y la eficiencia energética, el uso de papel tisú puede ser una opción más ecoamigable.

En resumen, el secado de manos con papel tisú ofrece beneficios en términos de higiene, eficiencia, comodidad, control de olores y versatilidad, mientras que el secado con aire puede tener desventajas relacionadas con la dispersión de gérmenes, el tiempo prolongado, el ruido, etc.